Dom. Ago 1st, 2021

En una noche donde corría una ligera brisa, la cantante de Flamenco fusión, presentó su segundo disco ¿A quién le cantaré yo ? En perfecta unión con su tío, Juan Carlos Pastor Martínez, compositor y poeta, se gestó este disco con verbo del flamenco, el Jazz , Pop, gustillo cubano, acariciando el Folk del Sur de África, con un resultado de once temas. Sus letras de gran calado social, tremendamente  positivas y su implicación en temas como la igualdad de derechos para las mujeres, al igual que la reivindicación, que los hijos también son víctimas de la violencia de género. Habría que decir, que este trabajo, es un «proyectil» que en lugar de ejecutar, resucita. Un proyectil que te despierta y te levanta de un estirón. Una munición que abre tu mente y la enciende, despertando conciencias . Por eso, Lourdes Pastor,  apareció sobre el escenario con toda la «artillería», para poner «patas arriba» el Palacio de Viana y lo ha logrado con creces, a juzgar por la reacción de un público entregado desde el primer minuto cero Las emociones no podían estar más a flor de piel, cuando la cantante dedicó el tema, María y Lucía, a la hace poco desaparecida, Carmen Olmedo, directora del instituto Andaluz de la mujer, gran luchadora y guerrera de vida por las libertades de todas las mujeres. Durante toda la actuación, el escenario ha despedido energía, empuje, poderío, firmeza, coraje y el foco de la misma es sin duda, Lourdes, pero también su banda de músicos, que merecen una mención aparte por su ritmo, entrega y carisma, como lo son, Jesús Gómez, Manuel Reyes y Pablo Torres. ¿Resultado? Un concierto único en todos los sentidos, dejando al público con ganas de más , a la voz de «No os veo las caras, los focos no me deja veros, disculpadme, pero sé , que todos los que me habéis dicho, que vendríais, estáis, muchas gracias » Decir esto Lourdes y el público se arrancó pidiendo un «arranque» más, la artista salía al escenario otra vez, invitando a Miriam Torres Y Rafa Rodriguez, que se hallaban entre los asistentes , uniéndose a ella como colofón final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *